Ingredientes

  • 150g de mantequilla
  • 15g de azúcar (1 Cucharada)
  • 5g de anís en grano
  • Sal al gusto
  • 1 cucharada de Vino dulce
  • La ralladura de 1 limón
  • 80g de harina de trigo
  • 1 huevo
  • Abundante aceite para freír

Preparación

En un vasito pequeño vertemos la lecho y le añadimos la mantequilla, el azúcar, el anís en grano, el vino dulce, la ralladura de limón y un pizca de sal. Calentaos para llevar a ebullición y retiramos del fuego. Añadimos la harina toda la harina de trigo y removemos con energía hasta incorporar.

Dejamos enfriar bien la masa ante de añadir el huevo y remover bien hasta integrar, si tenemos prisa,  podemos acelerar el proceso extendido la masa en un recipiente amplio y metiéndola en el congelador unos minutos. Una vez lista la mezcla, la pasamos a una manda pastelera, calentamos abundante aceite en un sartén y freímos pequeñas bolitas en tanda de 10 máximo.

Es importante que el aceite esté a la temperatura adecuada para que los buñuelos no se queen por fuera y queden crudos por dentro o viceversa. Para ellos lo mejor es hacer una prueba antes de lanzarnos a freír todo, una vez fritos, los dejamos escurrir sobre papel sulfurado y los rebozamos en azúcar y canela antes de servir.

Tiempo de preparación

45 minutos

Nivel de Dificultad

Medio