En México, desde la época prehispánica los indígenas rendían culto a sus muertos, aceptaban la muerte como parte del ciclo de  la naturaleza.

Cuando los conquistadores llegaron, este culto se fusionó con el catolicismo y coincidiendo con la festividad de todos los santos el 1ro de noviembre, dieron también origen a la tradición del Día de Muertos el 1 y 2 de noviembre. Esta celebración se declaró en 2003 “Obra maestra del patrimonio cultural de la humanidad” por la UNESCO.